23 febrero 2014

Todo el mundo quiere unas Google Glass

La gran mayoría de las compañías guarda con celo sus nuevos productos. Apple, por ejemplo, es famosa por mostrar sus nuevos teléfonos, tabletas y ordenadores sólo unas semanas antes de que estén a la venta. Otras marcas se arriesgan a mostrar prototipos unos pocos meses antes de comercialización.

Pero Google Glass, las famosas gafas de Google, van camino de batir un récord. Llevan casi dos años dando vueltas por galas, conferencias, congresos y talleres. 

Sergey Brin, cofundador de Google y responsable del producto, se las puso por primera vez en público en una gala benéfica en abril de 2012 y desde entonces las apariciones en prensa, web y televisión han sido constantes.

También su evolución. Esta misma semana la compañía ha anunciado una colección de monturas que permitirán usar en ellas cristales graduados o con protección solar.

Las patillas de las monturas son fijas, no pueden plegarse, pero el módulo principal de Glass, que cuelga de la patilla derecha, puede intercambiarse y adaptarse a las cuatro disponibles.

Por ahora este modelo y su predecesor, que carece de cristales, están sólo disponibles para aquellos que forman parte del "programa de exploradores de Glass", una fase beta restringida a 10.000 personas que han pagado más de 1.000 euros por uno de los prototipos sobre los que desarrollan sus aplicaciones.

Google ha mostrado las gafas en varios eventos enfocados a los desarrolladores de aplicaciones móviles, como su conferencia anual Google IO, pero son los desarrolladores del programa de exploradores quienes están haciendo una labor intensa de promoción en los meses más recientes.

En España, los últimos eventos en los que ha hecho aparición las gafas han sido la feria FITUR y el Congreso Nacional del Partido Popular en Valladolid. 

Las dos citas han atraído a altas personalidades de la política (los Príncipes de Asturias en el caso de FITUR y varios miembros del Gobierno en el congreso) que han aprovechado la oportunidad de sacarse la foto con las gafas puestas. 

En ambos casos, la empresa detrás de la promoción es Droiders, un estudio de desarrollo que, entre otras aplicaciones, ha creado la versión de EL MUNDO compatible con Glass.

Julián Beltrán, fundador y presidente de la compañía, comenzó a usarlas hace casi un año. Asegura que recibió un curso en San Francisco para explicar las diferentes funciones y que cuenta con el apoyo de Google España. 

"Nuestra experiencia es que las gafas prácticamente se promocionan solas", dice cuando se refiere a la expectación que generan.

Pero, a pesar de la presencia constante en los medios, Google no parece tener prisa por venderlas. La primera fecha que se rumoreaba para su salida al mercado era finales de 2013. 

Eric Schmidt, presidente del consejo de Google, acabó con esa idea en abril, apuntando a la primavera de 2014 como escenario más probable. Aún no está claro, tampoco, si Google fabricará personalmente este producto o si serán otros fabricantes, como Samsung, los encargados de llevarlo a las tiendas.

El precio, eso sí, no será tan elevado como el de las unidades del programa de exploradores. La compañía no ha confirmado una cifra exacta pero cree que rondará "el de un smartphone". Según Business Insider, este año la compañía podría vender más de 800.000 unidades.


No hay comentarios:

Publicar un comentario