07 marzo 2014

El nuevo Samsung Galaxy S5

Sólo un puñado de teléfonos consigue cada año poner en movimiento la máquina de rumores en que se ha convertido internet. 

En esa lista está, por supuesto, el iPhone de Apple. También, y cada vez con más frecuencia, algunos modelos de Nokia o la gama Nexus de Google. Pero si hay un teléfono que destaca entre todos, ése es sin duda el Galaxy S de Samsung. 

La compañía coreana ha conseguido convertirlo en el referente de la plataforma Android, el móvil que cada año demuestra hasta dónde se puede llegar en la gama alta de la telefonía. La semana que viene se presentará una nueva edición y, sorpresa, la cita vuelve a ser en el Mobile World Congress de Barcelona.

Es una sorpresa porque, aunque la gama Galaxy S arrancó en este congreso, los dos últimos modelos, Galaxy S3 y Galaxy S4, se presentaron en eventos independientes celebrados en primavera. 

El regreso vuelve a dar relevancia a la cita de Barcelona, que en los últimos años ha visto como varios fabricantes reservaban sus teléfonos más jugosos para fechas posteriores o eventos paralelos en un intento por diferenciarse de la competencia.

Este año, el discurso inaugural del próximo lunes 24 correrá a cargo del fundador de Facebook, Mark Zuckerberg.

Pero, además de la fecha de lanzamiento, ¿qué hay de nuevo en este Samsung? Los rumores en la Red apuestan por un teléfono de 5,2 pulgadas de pantalla, en línea con la última generación de la compañía. 

En esta ocasión, el fabricante coreano podría dar el salto a un cuerpo metálico en lugar de plástico y el botón físico que la compañía mantiene en sus teléfonos podría integrar un lector de huellas dactilares parecido —aunque diferente— al que Apple incluyó el pasado otoño en el iPhone 5S. 

Es probable que el teléfono equipe una cámara de mejores prestaciones y resolución. Varios terminales de la gama alta este año apuestan, por ejemplo, por la grabación de contenido de vídeo en 4K. La duración de la batería será otro de los puntos clave.

Samsung, en cualquier caso, centrará buena parte del Galaxy S5 en las aplicaciones y servicios propios. La compañía ha llegado recientemente a un acuerdo con Google para trabajar de forma más estrecha en el software de sus dispositivos y esto podría traducirse en menos intentos de crear aplicaciones propias y apostar por más servicios, en línea con la visión maestra de la compañía de Mountain View.

Para este año se espera que uno de los focos sea el seguimiento deportivo y las aplicaciones de fitness. Y el nuevo modelo podría venir acompañado, además, de una segunda generación de relojes o brazaletes inteligentes. Samsung lanzó su primer reloj inteligente el pasado otoño, el Gear.

Para la compañía coreana, el nuevo Galaxy S5 es además una oportunidad para cambiar el estado de su gama estrella. Aunque es el teléfono que más atención recibe, las ventas del último modelo, el Galaxy S4, han sido inferiores a las previstas. 

Samsung no da números detallados por terminal, pero reconoció que tras seis meses en el mercado había vendido 40 millones de unidades, menos que las logradas por el modelo Galaxy S III un año antes y una cifra inferior también a la que esperaban los analistas. Samsung, en cualquier caso, continúa siendo el mayor fabricante de telefonía móvil avanzada del mercado. 

El pasado año vendió más de 300 millones de teléfonos. Uno de cada tres smartphones vendidos en todo el planeta llevaba su logo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario