23 abril 2015

Nueva York próximo destino de Puyol

En el guión de la entrega de los premios Laureus, los máximos galardones del deporte, celebrados este año en Shanghai, no estaba previsto el protagonismo de España. Aún así había finalistas de nuestro ámbito: Marc Márquez, Cristiano Ronaldo o James Rodríguez, el colombiano del Real Madrid. Y en las imágenes de la espléndida coreografía de la gala, seguida por cientos de millones de chinos (eso sí que es un share), aparecían a menudo Messi, Ancelotti y Rafa Nadal, pero ninguno de ellos estaba presente. 

La boutade de Eric Cantona, leyenda del fútbol galo, cuando dijo que el Mundial de Sudáfrica lo había ganado Cataluña y no España, provocó incendios en las redes sociales y atención absoluta sobre este personaje convertido en actor, famoso por su juego y por la patada que le dio a un hincha que le gritó: "Vuelve a Francia con tu puta madre, bastardo".

Cantona soltó en Shanghai lo de Sudáfrica justificando que había 10 jugadores catalanes en el césped y que su abuelo había sido albañil en Cataluña, que llevaba en el corazón. La presencia de Carles Puyol, nombrado nuevo embajador de Laureus en Shanghai, le convirtió en el otro gran protagonista del evento: "Me comprometo a ayudar a jóvenes sin recursos a hacer deporte y devolver a la sociedad todo lo que me ha dado", declaró Puyol, que desveló (a medias) sus posibles planes como entrenador (animado por Fabio Capello). 

El regreso podía ser en Nueva York, donde su pareja, Vanesa Lorenzo, trabaja a menudo y donde conserva su apartamento. La modelo, espectacular con vestido de Ermanno Scervino, convirtió a la pareja en los más fotografiados de la fiesta. En Madrid, los premios Valle Inclán de Teatro, consagraron a Concha Velasco como la mejor actriz del año por su soberbia interpretación de Hécuba. La firma Caramelo, superada su crisis económica y de identidad, regresó por todo lo alto al barrio de Salamanca con nueva imagen y Álvaro de Marichalar entre los invitados. 

Los Marichalar están molestos por esa carta que Álvaro hizo pública, exigiendo a la Infanta Cristina que renuncie a la sucesión al trono de España. "Nada tenemos que ver con semejante arrogancia", comentan dolidos .Y en los premios de la tertulia mujeres devotas de los toros, Las majas de Goya, Adolfo Suárez Illana, lloró de emoción recordando a su padre. Es la otra cara de la fiesta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario