30 marzo 2015

La Federación Española de Fútbol pasa del Athletic

La final se jugará donde quería el FC Barcelona. El conjunto culé, pese a las reticencias mostradas en las últimas semanas por su presidente, Josep María Bartomeu, acudió a la reunión con el Athletic y la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) con el Camp Nou, su propio estadio, como propuesta alternativa a la del Santiago Bernabéu. Tras muchas horas de reunión y la votación de la Junta Directiva de la RFEF, el campo elegido para el encuentro del 30 de mayo es el Camp Nou. 

Un nuevo revés institucional al Athletic, que observó cómo las preferencias de su rival fueron las refrendadas por la RFEF.

No es algo nuevo, desde luego. En 2009, Mestalla fue elegida antes de que se conocieran los dos finalistas, por lo que no fue necesario el ridículo vivido ahora y en 2012. Precisamente ese año, la segunda entrega de la trilogía de finales entre los reyes de Copas, el proceso de decisión fue muy similar al de ahora. Athletic y Barcelona realizaron una solicitud conjunta para que la sede fuera el Santiago Bernabéu. Ante la negativa de Florentino Pérez a ceder el campo del Real Madrid, cada club hizo una segunda propuesta, que incluía además el día en que se tenía que jugar. 

El Athletic quiso disputar la final el 20 de mayo en el Estadio de La Cartuja, en Sevilla. El Barça, por su parte, planteó la opción del Estadio Vicente Calderón el 25 de mayo. Como no hubo acuerdo entre los dos clubes, fue la RFEF quien tomó una decisión: Tanto el escenario como la fecha fueron los que el Barcelona propuso.

"La situación se ha dado así. El Barça quería el Bernabéu y nosotros también", apuntó Josu Urrutia tras la interminable reunión y posterior Junta Directiva de la RFEF. El presidente del Athletic se fue de Madrid resignado y convencido de haber hecho todo lo posible para defender los intereses del conjunto rojiblanco, aunque el esfuerzo fuera finalmente en balde. Pese a que en los últimos dias se daba por hecho que el Benito Villamarín sería la opción predilecta del Athletic, la delegación rojiblanca optó por San Mamés y sólo en segunda instancia por el campo del Betis. La postura del Barça fue similar, ya que pidió el Camp Nou y posteriormente Mestalla. Se llegó a rumorear, incluso, que el Atlético había ofrecido el Vicente Calderón, con un obligado cambio de fecha al 26 de mayo.

Urrutia, una vez decidida la sede, optó por buscar dos aspectos positivos en que la final se dispute finalmente en el Camp Nou. Por un lado, que "la historia del Athletic está repleta de situaciones como ésta", en referencia al reto de matar a un gigante en su propio terreno. "En 1958 ya ganamos la final al Real Madrid en el Bernabéu [la de los once aldeanos]", recordó el presidente de la entidad bilbaina.

El otro punto positivo de que la final se dispute en el Camp Nou es el extraordinario aforo del coliseo blaugrana, cercano a las 100.000 localidades. El Athletic recibirá cerca de 40.000 entradas, por lo que asistirán seguramente todos los socios que lo deseen. En 2012, 34.955 socios solicitaron una entrada para la final del Calderón. "Vamos a llevar prácticamente a todo San Mamés al Camp Nou", resumió Urrutia.

El Athletic y el Barcelona no han disputado hasta la fecha ninguna final entre ellos en el Camp Nou. El conjunto azulgrana sólo ofició de local en una ocasión (1963), cuando venció 3-1 al Real Zaragoza. El Athletic, por su parte, nunca ha jugado una final en el actual estadio del Barça, aunque sí tiene precedentes en la capital catalana. De hecho, los rojiblancos han disputado seis finales de Copa en Barcelona... y ganó las seis: 1916 en Muntaner, 1923 en Les Corts, y 1930, 1933, 1944 y 1945 en Montjuïc.

No hay comentarios:

Publicar un comentario