12 junio 2012

Infanta o Pantoja lo mismo da

Hace años una azafata, en un viaje, le preguntó a doña Sofía por sus hijas. La reina, molesta, le respondió: ¿Se referirá usted a las infantas? Hoy, una está divorciada; otra, mejor no siguiera casada. A punto está de ser imputada y, en todo caso, bajo sospecha. Una folklórica, Isabel Pantoja, en vísperas de sentarse en el banquillo, ha declarado: «Soy como la infanta pero sin compartir, como ella, el 50 % con su esposo». Siempre dije que, casándose con quienes lo hicieron las infantas y el príncipe igualaron la monarquía tan por abajo que estos son los resultados: una infanta igual a una folklórica. ¡Quién lo iba a decir! Ni en la peor de las pesadillas.

Según La Otra Crónica, «la infanta Cristina había expresado a su madre el deseo de retornar a España», mientras Iñaki «sería partidario de permanecer en Washington, lo que habría provocado algún que otro roce en el matrimonio». El daño que el duque consor te ha causado a la institución, a la familia real y al rey es de tal magnitud, que no hay amor que lo resista. Al menos que ella lo conociera y, conociéndolo, no tomara medidas o distancia con su marido. A esto se llama amorosa complicidad. ¿Se trata del principio del fin de una historia sentimental? Lo peor está por venir. La imputación de Cristina se estudia estos días por la Audiencia Provincial de Palma de Mallorca, sin tener presente si la estigmatizan o no. Estigmatizada ya está. En todo caso, bajo sospecha. No hay que olvidar que una de las empresas que se beneficiaron de las prácticas presuntamente delictivas de Iñaki fue Ai zo on, cuya propiedad comparte al 50% con su esposo, ese 50% al que se refiere... Isabel Pantoja.

No hay comentarios:

Publicar un comentario