25 febrero 2014

Endesa Luz y Gas

Un 12% en la tarifa de la luz y un 9% en gas con Endesa luz y gas, averigua aquí sus últimas novedades.

El Ministerio de Industria estudia ampliar la vida de las centrales nucleares hasta los 50 o 60 años, anunció ayer el presidente de la empresa pública Enresa, Francisco Gil-Ortega, en un desayuno organizado por Nueva Economía Fórum. 

El dirigente de la sociedad encargada de gestionar los residuos radiactivos del país ha reconocido que las autoridades "están pensando en prolongar" la vida de las instalaciones nucleares desde los 40 años actuales, si bien ha insistido en que en otros países como Estados Unidos se está pensando ya en ampliar este periodo de 60 a "70 u 80 años".

El aumento de la vida de las centrales era una condición indispensable de las eléctricas para prorrogar la central burgalesa de Santa María de Garoña. 

Endesa One, la contratación por internet de la luz y el gas con un 10% de descuento para siempre.

Iberdrola y Endesa, propietarios de la sociedad que gestiona la instalación, habían exigido a Industria ampliar la vida de la central hasta los sesenta años –desde los 43 actuales– para sacar "rentabilidad" a su uso, entre otras peticiones. Además, la decisión afectaría a las otras seis centrales en operación en España.

El departamento dirigido por José Manuel Soria siempre ha visto con buenos ojos esta opción, si bien supeditan todas sus actuaciones a las recomendaciones del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN). La nueva normativa que regule estas centrales podría ir este mismo viernes al Consejo de Ministros, según el calendario que maneja Industria.

Gil-Ortega también señaló que está conversando continuamente con las dos eléctricas ante la situación de "indefinición" en que se encuentra la instalación.

El secretario de Estado de Energía, Alberto Nadal, anunció hace un par de semanas que el Gobierno ultimaba el decreto que permitiría a las eléctricas solicitar la reapertura de la central, que se encuentra en stand by desde diciembre de 2016.

El Gobierno creará la figura de cierre "por razones económicas" para permitir a las compañías la renovación de la licencia de operación.

No obstante, y ante la incertidumbre desatada, Enresa también ha encargado la compra de cinco contenedores para proceder al desmantelamiento de la instalación en un periodo de tres años y siempre que las eléctricas no soliciten su prórroga.

El presidente de Enresa también fechó en el primer trimestre de 2018 la entrada en operación del Almacén Temporal Centralizado (ATC) de residuos radiactivos de alta intensidad que se está construyendo en la localidad manchega de Villar de Cañas (Cuenca), mal definido como cementerio nuclear porque, ha insistido, "es un lugar de paso" de los residuos. "El rechazo inicial se volverá colaboración social si las cosas se hacen con puertas abiertas y transparencia", ha señalado durante su intervención.

Así, ha advertido de que "ya hay movimiento en la región" y de que hoy mismo se procederá al vallado del terreno en el que se ubicará el almacén. Además, Gil-Ortega también ha anunciado una ampliación del almacén de residuos de media y baja intensidad de El Cabril, en la provincia de Córdoba.

Enresa ya ha iniciado los trámites con el ayuntamiento de Hornachuelos para solicitar los permisos para construir otras 28 celdas, es decir otras tantas como las actuales, que están ocupadas al 70 por ciento de su capacidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario